1a Tesalonicenses 5:21-22 TLA

Pónganlo todo a prueba, pero quédense nada más con lo bueno, y rechacen todo lo malo. 1a Tesalonicenses 5:21-22 TLA

Hallowen – Un cuento para niños

¿Te gustaría leer un cuento más o menos de suspenso?
Si es así, ¡adelante con la lectura! 

Al prender la luz, Katia lanzó un grito de espanto y corrió a esconderse detrás de su hermano Tomi.
- No se puede jugar con niñas en la NOCHE DE BRUJAS, ¡se asustan por todo! – exclamó Rufo.


- ¿No te das cuenta Katia que todo esto es de mentira?


- Pero igual no me gusta. Es un lugar triste, oscuro, desagradable y monstruoso.
Mientras los niños acondicionaban el local del Club de Halloween, aparecen sus amigos con sus largos bonetes, túnicas negras, máscaras de monstruos y sus velas de calabazas encendidas.
-     Vamos pronto a pedir a la casa de nuestros vecinos ricas golosinas.
-    Sí, recuerden que si al decirles ” truco o trueque”, no nos dan nada, debemos ensuciar sus paredes, romperles las plantas del jardín, tirarles piedras a las ventanas para romper los vidrios y decirles malas palabras.
Es así que en algunas casas les dieron sus golosinas, y otras casas sufrieron sus ataques.
Al tocar la puerta de una pequeña casita con un lindo jardín, salió un vecino muy amable y sonriente. Ellos pensaron… ahora nos dará una bolsa entera de caramelos. Pero…lean lo que les dijo.
-   Yo no les voy a dar golosinas, pero les voy a dar una información muy importante. Piensen en la diferencia de celebrar Halloween y celebrar Navidad.
En Halloween, todo es de terror, oscuro, triste, y egoísta. Los niños buscan cosas sólo para ellos y si no lo consiguen se ponen violentos y dañinos.
Sin embargo en Navidad todo es luz, colorido, alegría y generoso. Navidad es compartir, hacer regalos unos a otros, demostrar cariño a los demás.
¿Cuál es la diferencia entre una celebración y la otra?. En quien es el homenajeado en ella.
Halloween es una fiesta satánica, se le rinde homenaje al diablo. El diablo es el enemigo de Dios y de las personas. Es el diablo quien tienta a las personas a hacer lo malo y dañino, es decir les provoca las ganas de hacer lo malo.  Es real, aunque no lo vemos.

Navidad es una fiesta cristiana, se le rinde homenaje a Jesús, el Hijo de Dios, que nació hace más de 2000 años atrás para mostrar el amor de Dios a las personas.
- Entonces – preguntaron los niños – ¿Dios se enoja cuando nosotros hacemos daño a quienes no nos dan los dulces?
- Dios se pone triste, cuando hacen eso y cuando mienten, cuando tienen celos y cuando hacen trampa en los juegos, es decir cuando pecan.
- Pero…¿él deja de querernos?
- No, jamás dejará de amarte, pero el pecado no te permite ir al cielo donde vive Dios y así nunca lo conocerás ni disfrutarás de su amistad.
- ¿Qué debo hacer entonces, para ser amigo de Dios? – preguntó Tomi.
- Debes creer que Jesús puede limpiar tu vida de todo pecado y pedírselo con todo el corazón.
- Yo quiero que me perdone


- Y yo


- Yo también.
Los niños uno a uno, le dijeron a Jesús: Perdona mis pecados.
La Biblia dice que a todos los que se lo piden les da el privilegio de ser un hijo de Dios.
- ¿Sabés Katia? Tú tenías razón, no era nada agradable celebrar Halloween, pero como casi todos los niños lo hacen, pensaba que era un tonto si yo no salía disfrazado para asustar a nuestros vecinos.
- ¿Qué les parece si tiramos todas esas horribles cosas y hacemos un Club de niños seguidores de Jesús?
- ¡¡¡¡Sí!!!
Tal vez tú también quieres pedirle a Jesús que perdone todos tus pecados y te haga un hijo de Dios. Si es así, pídeselo ahora y él te responderá que sí.
Hasta la próxima historia,


Tia Perla
Tomado con permiso de www.esperanzaenlaciudad.com
Copiado

Descargarlo en Word 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentario!!