1a Tesalonicenses 5:21-22 TLA

Pónganlo todo a prueba, pero quédense nada más con lo bueno, y rechacen todo lo malo. 1a Tesalonicenses 5:21-22 TLA

Cómo enseñar a los niños


"1: Cómo enseñar a los niños," Parte C: La enseñanza de diferentes grupos en base a sus edades, ()

Cuando ministró a los nefitas, el Señor resucitado demostró Su gran amor por los niños:
“Tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y los bendijo, y rogó al Padre por ellos…
“Y habló a la multitud, y les dijo: Mirad a vuestros pequeñitos.
“Y he aquí, al levantar la vista para ver, dirigieron la mirada al cielo, y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo cual si fuera en medio de fuego; y bajaron y cercaron a aquellos pequeñitos, y fueron rodeados de fuego; y los ángeles les ministraron” (3 Nefi 17:21,23–24).
Refiriéndose a ese acontecimiento, el élder M. Russell Ballard dijo: “Es evidente que a quienes se nos han confiado esos preciados hijos hemos recibido una sagrada y noble mayordomía, porque fue a nosotros a quienes Dios llamó para que rodeáramos a los niños de esta época con amor y con la luz de la fe, como así también con el conocimiento de saber quiénes son en realidad” (“Mirad a vuestros pequeñitos”, Liahona, octubre de 1994, pág. 40). El ejemplo del Salvador estableció una norma que nosotros debemos seguir a medida que enseñemos, cuidemos y seamos una influencia en losniños.
Es una sagrada responsabilidad enseñar a los niños el Evangelio de Jesucristo y ayudarles a que aprendan a vivirlo. Usted debe enseñarles la verdadera doctrina, como lo hizo el profeta Nefi, quien dijo: “Hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados” (2 Nefi 25:26).
A medida que enseñe a los niños, descubrirá estar recibiendo bendiciones muy especiales. Los niños traerán gozo a su alma y le impulsarán a ser un buen ejemplo. Al reconocer la fidelidad, el amor, la confianza y la esperanza de los niños, usted podrá acercarse más al Señor y comprender mejor Su mandamiento de ser “como niños” (Mateo 18:3). Al ser guiado por el Espíritu, podrá amar y enseñar a los niños a la manera de Cristo. Usted puede ayudar a cada niño a encontrar la paz que se ha prometido a todos aquellos que siguen al Salvador:“Todos tus hijos serán instruidos por elSeñor; y grande será la paz de tus hijos” (3 Nefi 22:13).

FUENTE https://www.lds.org

0 comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentario!!